viernes, 31 de agosto de 2012

Como dos gotas de agua.

Hoy es un día cualquiera, en estos momentos ya es 1 de septiembre, empieza otro mes, el mes de la vuelta al cole, el de la subida de IVA o el de despedidas, pero lo mejor de todo es que empieza con el mejor día de los 365 que tiene un año. Para ti, que estás leyendo esto te parecerá la mayor chorrada del día, quizás te estés riendo de mí, pero si tú la quisieras lo que la quiero yo lo entenderías todo.
Parecemos muy distintas, parece que tenemos personalidades distintas, en realidad somos iguales, tenemos el mismo carácter, y me encanta cuando me mira con cara de asesina cuando digo alguna gilipollez, me encantan sus tontadas, sus sonrisas, sus bromas, me encanta que se acuerde de mi con alguna canción, cada conversación, cada palabra, cada 'te quiero'.
Todo empezó hace 15 años, ella se acercó a mi llorando y me dijo si quería ser su amiga, su mejor amiga, nos dimos un abrazo, como si nos conociéramos de antes y hacía tiempo que no nos veíamos, pero en realidad era la primera vez que la veía, y no sabíamos ninguna de las dos lo que nos deparaba el futuro. De momento lo único que nos únia era una clase de 23 niños y las únicas que llorabamos encima de la profesora.
Me invaden demasiados recuerdos, castigos que nos hemos tragado por lo malas que éramos y castigos que hemos tenido que aguantar por tontas. Porque nadie se hace una idea de todo lo que podiamos llegar a hablar en media hora.
Todo infantil fue con ella, fuimos a piano, a baile, a mecanografía, a inglés, a natación, a música y a muchas extraescolares juntas. Éramos inseparables. Cada vez que decían su nombre me nombraban a mí detrás.
Pasamos a primaria, y como me daba mucha pena que comiera la comida del comedor me la llevaba a mi casa, y ahí estaba mi abuela, esperándole como una nieta más. Yo me iba a su pueblo, ella venía al mío. Y así funcionaba todo, un día por ti, otro por mí.
Canciones y canciones que hemos escuchado juntas, los minutos que tengo invertidos en ella y sus sonrisas. Recuerdos plasmados en fotos, en momentos imborrables, momentos que mejor olvidar, abrazos, lagrimas, regalos, ‘te quieros’, carcajadas y juegos.
Abrazos que dejan sin respiración.
Prometimos estar siempre juntas, y aunque un año estuvimos separadas todo volvió a la normalidad, a volvernos inseparables otra vez. Y este año se va todo el mundo, pero eres tú la que vas a estar siempre y esto hará que todavía si se puede estemos más unidas.
Porque este año es uno de los mejores que hemos pasado juntas.
Viajes y viajes con ella, con sus risas y sus bromas. Viajes todavía pendientes.

Secretos guardados en cajas fuertes, y promesas que permanecerán siempre.
Conversaciones interminables, llamadas de 4 horas, cartas y cartas, papel gastado en frases para ella, notas de clase en las que nos contábamos todo, con el miedo de que nos las quitaran y las pudieran leer.
Horas y horas en el parque, corriendo, inventandonos el futuro, historias que podían llegar a ser realidad o simples deseos.


Hay gente que está en nuestra vida de paso, y juntas los hemos visto pasar mientras nosotras éramos inseparables.


 Porque nosotras cuando estamos juntas no sonreímos para una foto. Es nuestra manera de vivir.



Lo importante es estar con ella. Aunque estemos el el banco mas cutre del mundo entero, pero con ella.


Nadie, NADIE se puede poner entre nosotras. Lo intentaron, y les salió fatal.

Pollito, miss measly, mazita, canei, jocker.



Y que cuando la necestito está ahí, alado, por muy lejos que estemos una de otra. Las 4 de la mañana y ella está para cuando yo estoy mal. Porque es de las pocas que me saca una sonrisa y no me la tatúa.
Sabe perfectamente cuando estoy mal solo con mirarme, y me dice que no pasará nada, que hay alguien que me quiere.


Tardes y tardes interminables, tardes que no se nos van a olvidar y tardes que es mejor olvidar.


Y si se cae, la levanto. Si no puedo, me tumbo a su lado y le digo que todo irá bien, que no está sola y nunca lo estará.


Que cada crítica es constructiva, y cada palabra que a intentado separarnos es un simple comentario, algo que pasa para nosotras desapercivido, y que nunca le daremos importancia.


Puedo decir que son los mismos gustos en personas distintas. Que el destino así lo ha querido, y que te tengo a ti porque el cabrón que escribió el mio decidió que algo bueno me tenía que pasar en la vida. Y, ¿sabes qué? Creo que ha acertado totalmente, porque tengo la sensación de que nunca nos vamos a separar, por muy lejos que vivamos una de otra. Que cuando una de las dos necesite algo, ahí estará la otra para ayudarle en lo que sea.
Juntas, en la montaña rusa. Subidas y bajadas, pero juntas.


Y que me ocuparé personalmente de que éste sea el mejor día de todo el año, de que lo recuerdes para siempre.
Porque las palabras se nos han quedado cortas. Porque dejaremos el 'te quiero' o el 'te amo' para todas esas personas que estan empezando una relación como la que tenemos. Ya que en 15 años que llevamos juntas todo eso se nos queda más que corto.


Lovely Vintage.


No hay comentarios:

Publicar un comentario